Aprovecha el envío gratis a partir de 59€
Aprovecha el envío gratis a partir de 59€

El Juego Simbólico y el desarrollo infantil

El juego simbólico ha sido objeto de estudio de los grandes psicólogos de todos los tiempos, siendo Jean Piaget quien más investigaciones hizo al respecto. Gracias a ello, hoy podemos conocer los diferentes niveles que presenta el juego simbólico, a qué edad madurativa del desarrollo infantil corresponde cada uno de ellos, y qué juguetes de juego simbólico podemos utilizar en cada momento.

 

Resumen

 

Escobas que se convierten en caballos galopando por un desierto, pequeñas ramas de árboles que de repente tienen poderes como las varitas mágicas y niños muy pequeñitos que hablan y se comportan como si fuesen mamás y papás con sus muñecas. ¿Te suena?

Todos hemos jugado a “ser”, y de esto trata el juego simbólico, el tipo de juego que más tiempo desarrollan los niños a lo largo de su infancia, y el que más beneficios aporta al desarrollo infantil.

Como padres nuestro papel es acompañar a los niños a lo largo de todo el proceso, que comienza alrededor de los 18 meses y que se extenderá hasta la adolescencia. Debemos ofrecerles juguetes que se adecúen a cada uno de los niveles de juego simbólico, y preparar un ambiente óptimo en el que se sientan seguros y puedan abrir su imaginación sin límites.

 

¿Juego simbólico o Juego funcional?

 

En ocasiones se confunden el juego funcional y el juego simbólico, a pesar de que son dos tipos de juegos diferentes, y paralelos durante un tiempo. El juego funcional o de ejercicio tiene lugar desde el nacimiento del niño, hasta a aproximadamente los dos años y trata de repetir una acción por placer, como por ejemplo, chupar un objeto. 

El juego funcional favorece el desarrollo sensorial de los niños, la coordinación de sus movimientos y el equilibrio. Juguetes característicos de esta época son los juguetes musicales, los juguetes de arrastre y los juegos de construcción. Si quieres conocer con más detalle qué tipos de juguete puedes ofrecer a tu bebé para desarrollar su juego funcional, echa un vistazo a: Los juguetes educativos perfectos para cada edad”.

Por otro lado, el juego simbólico es la simulación de situaciones, objetos y personajes que no están presentes en el momento del juego. En el siguiente apartado aprenderemos más sobre ello.

¿Qué es el juego simbólico?

 

El juego simbólico también es conocido como juego de imaginación o juego de imitación. Es una actividad producida por el niño, en la que este recrea su propia vida, transformándola a partir de su yo. Es decir que, a través del juego simbólico podemos observar los deseos y pensamientos de los niños, cómo resuelven conflictos, y cómo modifican parte de su realidad o la completan con ficción.

Teniendo en cuenta el juego simbólico, podemos conocer la evolución mental del niño, ya que cada etapa del desarrollo madurativo está vinculada a un cierto tipo de juego simbólico. Jean Piaget dividió los tipos de juegos simbólicos según la edad, clasificándolos en niveles:

 

Nivel I. Integración y descentración (desde los 18-19 meses)


El juego simbólico en esta etapa representa etapas muy conocidas por el niño, situaciones del día a día a las que les aplican un agente pasivo que suele ser un muñeco. Primero aplica las acciones sobre sí mismo (imitar a alguien hablando por teléfono) y luego sobre un agente pasivo —otra persona u objeto— (dar de comer a una muñeca).

Dado que son situaciones cotidianas, el mejor recurso para desarrollar este nivel de juego serán las
muñecas, en representación de las personas que conviven con el niño. Con el tiempo este juguete se ha actualizado mucho y podemos encontrar en las tiendas propuestas preciosas como los muñecos blanditos de Little Dutch, que además se ofrecen en ambos sexos y con características muy diversas.

Nivel II. Combinación de actores y de juguetes (desde los 20-22  meses)

 

El niño ya es capaz de simular acciones sobre más de una persona u objeto (da de comer a la muñeca y después a papá) y combina dos juguetes (mete a la muñeca en el carro para que se duerma).

Los muñecos siguen tomando el rol principal del juego, aunque otros juguetes como los vehículos para niños suelen ser un gran acierto también. A nosotros nos encanta la oferta de coches de madera de Little Dutch.

Dado que la coordinación de los peques ya es algo más precisa en esta edad, podemos también optar por marionetas de dedo, como estas marionetas de dedo la Granja de Lilliputiens.

Nivel III. Inicios de secuenciación de acciones o esquemas de acción (desde los 22-24 meses)

 

Es el inicio de la representación de un rol concreto. Los niños llevan a cabo dos o tres acciones, aunque la secuencia es a menudo ilógica (le lava los dientes a la muñeca, la pone a dormir, y vuelve a lavarle los dientes). Ya se atribuyen sentimientos a los muñecos. Los objetos que se utilizan en el juego simbólico aún son de tamaño grande, no de miniatura.

Se empieza a sustituir objetos de forma similar, por lo que es el momento perfecto para incluir nuevos accesorios como una el set de alimentación de muñecas de Plantoys, el cambiador para muñecas de Liliputiens o el camión transportador de coches de Little Dutch.

Nivel IV.  Secuenciación de acción y objetos sustitutos (desde los 30/36 meses)

 

La secuenciación de acciones en el juego de imitación es más precisa, aunque surge de forma espontánea y no a través de la planificación. Los niños necesitan objetos realistas, y los roles cambian continuamente (si jugamos a los médicos, el niño pasará de doctor a paciente).

Alrededor de los tres años el juego simbólico en mucho más detallado y tiene muchos argumentos. Los objetos ya son sustitutos (una caja puede ser una cama).

Es el momento perfecto para los sets de profesiones para niños. Los preferidos por los peques serán son las cajas de herramientas, como la caja herramientas madera de Hape, el maletín del doctor de Janod, y el mini set jardinero.

Nivel V.  Sustitución plena de objetos y planificación (desde los 4 años)

 

Progresivamente, el juego simbólico se convierte en algo más complejo. Se emplean gestos y el lenguaje para dividir el juego en escenas, sin necesitar objetos diferentes. Los niños planifican el juego y también pueden improvisar sobre la marcha si surge alguna dificultad (como no encontrar la cuchara para dar de comer a la muñeca).

Los iguales toman un papel importante dentro del juego simbólico, y suelen asignarse diferentes roles a los que los niños se adaptan fácilmente, modificando su lenguaje o su actitud. Un claro ejemplo de esto es ver como los niños que juegan a ser papás ponen una voz más grave.

Dado que el juego simbólico se ha ido transformando de un juego individual a un juego compartido, es un buen momento para incluir dentro de las opciones juguetes como el mercado Green Market de Janod, en el que un niño será el comerciante y el otro el cliente, o la cocinita de madera Loft de Janod, donde uno será el cocinero y otro el que pruebe la comida.

Recomendación: Añade accesorios progresivamente

 

A partir de esta edad no desaparece el juego de imitación, sino que se tornará cada vez más elaborado, con mucho más detalle. Nuestra recomendación es que escojas juguetes sencillos y de calidad desde el primer momento. A los que puedes ir añadiendo accesorios a lo largo del tiempo. De esta manera no se te llenará la casa con mil juguetes diferentes, y también podrás alargar la vida de aquellos que ya tienes. Por ejemplo, si optas por comprar una cocina de madera, añade distintos sets con los años, como esta cafetera de madera o este set de batidora. Si a tu peque le gusta más el mercado, puedes incluir una caja registradora cuando ya sepa contar, o un carrito de compra de madera si van a jugar entre hermanos. Y si tu peque es más de coches, puedes incluir esta grúa o un parking de madera.

 

Beneficios del Juego simbólico

 

A través del juego simbólico los niños eligen quiénes quieren ser, o qué quieren hacer, representando situaciones imaginarias que les dan la oportunidad de ponerse en la piel de los demás, desarrollando su inteligencia emocional y su empatía. Además de esto, el juego simbólico tiene numerosos beneficios:

  1. Ayuda a los niños a comprender mejor el mundo que les rodea, y las emociones de los demás.
  2. Desarrolla su capacidad de abstracción, necesaria para su desarrollo cognitivo.
  3. Mejora su capacidad de resolución de problemas, debiendo adaptarse a un gran número de situaciones.
  4. Desarrolla el lenguaje y, como consecuencia, la socialización.
  5. Aumenta su imaginación y creatividad.

 

¿Cuál es mi rol como padre con estos juguetes? ¿Juego o dejo jugar?

 

El adulto tiene un papel fundamental para que sus hijos puedan desarrollar el juego simbólico:

  • Juega con tu peque, los niños imitan a las personas que les rodean. No habrá nada más motivador para tu hijo/a que verte a ti jugar a las casitas, a ser una princesa, a cuidar a un bebé… Atrévete a volver a ser niño y viajar con tu peque a mundos de fantasía.
  • Prepara tu zona de juegos con juguetes apropiados, de calidad, y adecuados para su edad. Tu hijo juega con lo que tiene, así que tener comidas de juguete o herramientas de juguete para poder desarrollar su juego simbólico, depende de ti.
Si tienes alguna pregunta sobre el Juego simbólico, escribe un comentario para que te podamos ayudar. También puedes escribirnos por WhatsApp si no sabes qué juguete elegir entre los que hemos seleccionado en este artículo y muchos más que tenemos en El Mundo de Mico.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo o déjanos un comentario

Deja un comentario

¿Necesitas que te aclaremos alguna duda? ¿Quieres consultarnos algo o realizar alguna sugerencia? ¿Quieres tramitar un cambio o una devolución?

En el mundo de Mico te escuchamos. Muchísimas gracias por contactar con nosotros.

También puedes hablar con nosotros en nuestras redes sociales

Bienvenid@ a
El Mundo De Mico

¿Qué juguete buscas?